Historia de un secuestro

Camino por la vida como cualquier otro miembro de mi especie, con las preocupaciones cotidianas de cualquier otro, pero sin miedo y con la vista adelante, siempre positivo. Claro que siempre hay dificultades, pero son solo pequeños guijarros que saltear cuando se camina hacia el futuro. ¿Qué me iba yo a imaginar lo que estaba a punto de suceder? ¿Cómo iba yo a saber que el camino delante de mi se vería de pronto oscurecido por una venda que caía inesperadamente sobre mis ojos?

Y aún con la venda encima, me tomaba lo que me pareció una eternidad el comprender lo que sucedía… incluso cuando se me arrastraba a la fuerza hacia el interior de lo que sería mi prisión hasta ahora, todavia mi mente no alcanzaba a determinar la magnitud de los hechos. Ahora ya era demasiado tarde, cuando he querido intervenir descubro que mis extremidades ya se encuentran atadas… mi mano izquierda, siempre frenetica y ávida de cambio ahora yace junto a mi cuerpo, sin movimiento, sin iniciativa… incluso podría jurar que he visto las uñas de mis dedos hincarse con fuerza en la carne de mi mano, como queriendo aferrarse a ella, como si cada dedo luchara por su propia existencia sin importarles el bienestar de sus compañeros, solo tratando de prevalecer como el principal.

¿Y que decir de mi mano derecha? Esa que en los últimos años parecía haber ganado fuerza y destreza, esa que guiaba la mayoria de mis actos con la promesa de una mejor conducción del resto de mi. Esa mano que prometía defenderme de cualquier amenaza con puño de hierro, que prometía un futuro mejor, es ahora parte de mi propia perdición. Mano traicionera que estrechas la de mi enemigo, que recibes bienes para tu propia conveniencia a costa del bienestar general, ¿Que no te das cuenta que has sido el mayor culpable de tu propia desgracia? ¿Acaso piensas que cuando el resto de mi se encuentre completamente perdido podrás huir de mis captores para refugiarte en otro como yo, que no haya sido victima todavia?

Gritos, golpes, desgarros… esa es ahora mi vida, esa es la cotidianidad que he venido a adoptar. Qué fácil es pensar “eso no me pasará” cuando miras en la televisión sobre las desgracias que recaen en mis similares del otro lado del oceano.

Mis captores se dedican a aterrorizarme, amenazan a mi gente, incluso han llegado a lastimar a personas importantes para mi. Pero no es eso lo que más me entristece, sino que son los mismos miembros de mi pueblo los que conspiran en contra mia. Personas que yo consideraba parte de mi me traicionan todos los días, obstaculizan la labor de aquellos que intentan rescatarme y todo por unos cuantos pesos. Que desesperación, que tristeza… y aquellos que me quieren y quieren verme a salvo no hacen nada por mi, debido al miedo, a la desidia, todos ellos han decidido dejarme a mi suerte y a ver que pasa, o creen que es responsabilidad de las autoridades hacer todo el trabajo.

Mientras tanto, yo muero, lentamente cada dia, pues mi alimento es cada vez menor, la violencia en contra mia es cada vez más fuerte… estoy herido, incluso vecinos ajenos a mi han aportado dinero para mi rescate, aunque claro, como prevención de su propia seguridad, y sin embargo ¿a donde ha ido a parar?

Cada vez veo más lejos mi libertad, cada parte de mi pierde fuerza cada dia y mis captores se sienten más audaces, más confiados…

Poco a poco, la esperanza se apaga, como la luz del día se desvanece paulatinamente para dejar paso a las tinieblas de la noche…

Estoy a pocos momentos de olvidar mi nombre, mis colores y su significado…

Ya no se quien soy, ¿que ha sido del águila tatuada en mi pecho?… ¿donde está el sonido bélico del clarin que apresta a la lucha por la libertad?

Esta es mi historia, es lo último que me queda, el último rezago de cordura en esta conciencia mia tan desgastada.

A mis seres queridos les dejo esta carta, para que piensen que en sus manos está mi rescate… a mi pueblo, parte de mi, a mi mismo.

Me despido, siempre suyo, hasta el final, su nación… México.

Juan Escutia - Castillo de Chapultepec

Juan Escutia - Castillo de Chapultepec

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


A %d blogueros les gusta esto: